¿Has escuchado hablar de la ingeniería de menú? Seguramente sí, si formas parte del rubro gastronómico. Se trata de un recurso muy utilizado hoy en día para conocer en detalle cuáles son los platos más rentables de nuestro restaurante. Teniendo esto claro, puedes incrementar las ganancias haciendo uso de distintas estrategias de marketing.

Suele suceder que los dueños de restaurantes desconocen cómo empezar a aplicar la ingeniería de menú para incrementar sus ventas. Para que esto no suceda, te enseñamos cómo llevarlo a cabo y todos los beneficios que tendrás si lo aplicas correctamente. Sin duda,  vale la pena invertir un poco de tu tiempo en conocerlo en profundidad.

¿Qué es la Ingeniería de Menús?

La ingeniería de menús (también llamada menú engineering) es una herramienta de gran utilidad que tiene como principal objetivo estudiar en profundidad la carta de nuestro restaurante. Esto nos permitirá rediseñarla de tal forma que se optimice lo mejor posible para así lograr aumentar la rentabilidad de nuestro negocio.

Aplicando este método, lo que hacemos es saber cuáles son los platos más rentables para así encontrar el menú ideal que nos haga tener más ingresos por comensal.

Cabe destacar, que esta herramienta fue creada con la finalidad de saber específicamente qué platos de la carta deben cambiar su precio o deben reubicarse en otro sector del menú. Si lo realizamos de manera correcta, los logros serán:

  • Llegar a las ganancias deseadas, o incluso más.

  • Saber qué prefieren los comensales de nuestro menú.

  • Bajar el costo proporcional de los gastos de los ingredientes.

Pasos a seguir para aplicarla

Para llevar a cabo de manera óptima la ingeniería de menú hay que seguir los siguientes pasos.

1. Implementar el costo de cada menú. También a qué precio se lo ofreceremos a los comensales y saber qué plato nos deja mejores ganancias. Es importante destacar que los números debemos sacarlos en bruto, no en porcentajes. Por ejemplo, si un plato tiene un costo de 4 euros y lo vendemos a 10 euros, la ganancia será de 6 euros.

2. Conocer la demanda de cada plato. Podemos medirlo contando cuántas veces es pedido cada plato durante todo un mes. Si en el momento de hacer el recuento notamos que un plato se vende poco, entonces será necesario trabajar en ello y hacer modificaciones o directamente quitarlo del menú. En cuanto a los más populares, son en los que debemos hacer foco.

3. Destacar los platos más populares y rentables. Existen varias acciones que podemos aplicar para conseguirlo. Te las contamos a continuación.

  • Ubicarlos en la parte más visible del menú, que por lo general es en el extremo superior derecho (aunque según el diseño de cada carta, puede variar el sector más visible). Es donde primero enfocamos nuestra mirada en cuánto tenemos el menú frente a nuestros ojos.

  • Exagerar la descripción del plato agregando detalles como “papas crujientes” o “ensalada fresca”. Esto seguro hará que le llame más la atención a quién lo lea y decida pedir el plato.

  • Los camareros deben sugerirlos en el momento que entregan la carta a los clientes.

4. Tratar de no poner el símbolo de la moneda y no destacarlo. Si el comensal nota muchos símbolos de precio, inconscientemente comenzará a dudar si gastará mucho dinero y le provocaremos una preocupación innecesaria.

5. Colocar los costos del plato después de su nombre: nunca el precio debe ir antes del nombre del plato, se le debe dar el menor protagonismo posible pero debe estar allí, para que el cliente lo consulte si así lo desea.

Clasificación de platos

Los platos tienen una clasificación según su costo y popularidad. La ingeniería de menús divide los platos en 4 tipos distintos:

  • Estrella: son los más demandados y los que más ganancia dejan.

  • Caballo de batalla: son muy pedidos pero no dejan tanta ganancia.

  • Puzzle: no son muy pedidos pero sí muy rentables.

  • Perro: no son muy pedidos ni tampoco dejan mucha ganancia.

Después de tener el conocimiento de la clasificación de cada uno de nuestros platos es que podemos empezar a tomar decisiones. Sabremos diferenciar lo que resultará más conveniente incluir en nuestro menú y de qué manera hacerlo.

Por supuesto que los platos estrella son los que más nos importa resaltar en la carta para que el comensal los elija. Por otro lado, los platos puzzle pueden ser recomendados a los comensales, para así analizar su reacción al degustarlos. Quizás el problema en ellos es que no estén bien ubicados en la carta o a los comensales les parezca muy costoso. Debemos estar atentos a cada detalle para realizar modificaciones en el caso que sea necesario para que empiecen a ser más demandados.

Los beneficios de la Ingeniería de Menú

Haciendo uso de la ingeniería de menús lograremos un gran número de beneficios. Entre ellos:

  • Saber qué platos son más demandados para darles la relevancia merecida en el menú.

  • Armar la carta con foco en las ganancias, una vez que tengamos el estudio detallado de la rentabilidad de cada plato.

  • Realizar cambios favorables en el menú prestando atención a las preferencias y hábitos de nuestros comensales.

  • Estudiar de una manera práctica y sencilla cuánto aporta cada plato a la ganancia total del restaurante.

También encontrarás respuesta a cuestiones tales como:

¿Cuáles son mis platos más pedidos?

¿Cuál es el motivo por el que bajaron los ingresos en mi local gastronómico?

¿En qué platos debo trabajar y hacer ajustes para lograr más rentabilidad?

Popularidad y rentabilidad

La ingeniería de menús se aplica para conseguir que los platos de nuestro restaurante generen buenas ganancias. Además, que sean llamativos y atractivos para el cliente. Si necesitas ayuda para llevarlo a cabo y mejorar la estrategia de marketing de tu restaurante, ¡contáctanos! Cómo expertos en marketing gastronómico te ofrecemos el mejor asesoramiento.

¿Te gustó el Post?
[Total: 1 Promedio: 5]
Comparte este post ;)

Sección de Comentarios

Deja tu comentario aquí

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *